Chistes verdes de Jaimito

– A ver Jaimito. Si en un árbol hay 5 pájaros y le disparo a 2 ¿Cuántos pájaros quedan?

– No queda ninguno señorita porque con el ruido de los disparos se van todos.

– No es la respuesta que esperaba Jaimito pero me gusta como piensas.

– A ver señorita ahora le voy a hacer yo una pregunta. Van dos mujeres por la calle comiendo helado una lo muerde y la otra lo chupa. ¿Cuál es la que está casada?

– No se Jaimito. ¿La que lo chupa?

– No señorita la que lleva anillo pero me gusta cómo piensa.

Jaimito encuentra a su padre en el baño masturbándose y le dice:

– ¿Papá, qué estás haciendo?

– Nada hijo… juego con el mono.

Al día siguiente el padre se encuentra a Jaimito en el servicio todo ensangrentado y le pregunta:

– ¿Jaimito, pero que te ha pasado aqui?

– Estaba jugando con el mono, me ha escupido y he tenido que cortarle la cabeza.

Jaimito encuentra a su padre en el baño masturbándose y le dice:

– ¿Papá, qué estás haciendo?

– Nada hijo… juego con el mono.

Al día siguiente el padre se encuentra a Jaimito en el servicio todo ensangrentado y le pregunta:

– ¿Jaimito, pero que te ha pasado aqui?

– Estaba jugando con el mono, me ha escupido y he tenido que cortarle la cabeza.

Va Jaimito corriendo a su padre y le dice:

– Papa, papa ¿el corazón tiene piernas?

– No hijo ¿Por qué?

– No, porque anoche oí que decías: “abre las piernas corazón”

Llega la hermana de Jaimito, Jaimita y le dice a su madre:

– Mamá… creo estoy embarazada…

– Pero hija mía ¿dónde tenías la cabeza?

– Pues entre el volante y cambio de marchas…

Jaimito está mirando descaradamente a dos chicas que están en la playa en bikini, y una le pregunta indignada:

– Pero, bueno, ¿tú qué coño quieres?

– ¡Ah!, ¿es qué puedo elegir?

Los chistes verdes de Jaimito y la profesora, un clásico

Son un clásico, los chistes muy verdes de Jaimito. Puedes encontrarlos cortos y divertidos, largos o más o menos picante, pero siempre con la chispa de Jaimito y su maestra.

Originales chistes verdes para evitar afectados

Los chistes verdes de Jaimito han causado siempre algo de controversia o incluso tiene un público muy crítico a este tipo de chistes, ya que algunos colectivos se pueden sentir ofendidos.

Lo primero de todo decir que hay que saber diferenciar bien lo que es el humor de la vida real. Y que no son chistes con ánimo de ofender, sino de ridiculizar algo que en la vida real nos quita la felicidad para darle la vuelta a la tortilla. 

Si os ofende simplemente no lo leáis, porque aquí se quiere provocar risas, no se quiere enfadar a nadie. Si alguien tuviese que estar enfadado es el pobre Jaimito que siempre es víctima de la inocencia y lo absurdo, además de un poco guarrillo.